Cuentos bajo la almohada: enero 2021

LIBROS

  Mis libros en papel y kindle:     https://www.amazon.com/author/maitesnchez                                                       ...

sábado, 30 de enero de 2021

Fin de la Convocatoria

 


 

 

Finalizo esta propuesta con muy buen sabor de boca, tras leer el extenso arco iris de vuestras participaciones. Se nota que este tema despierta pasiones... 

Ha habido de todo: amores duros, lujuriosos, frustados, prohibidos, amenazantes... Y también amores inocentes, nostálgicos, platónicos, fieles, estrambóticos y fantásticos.

¡Una delicia! Gracias por vuestras historias.


El próximo jueves nos espera Mag en su casa: https://latrastiendadelpecado.blogspot.com/

 

¡Feliz semana!

miércoles, 27 de enero de 2021

Amores imposibles. Participaciones jueveras.

 

Ginebra

 

 

Campirela 

 

 

Charly

 

                                                          Rodolfo

                                                               

                                                           Berta


 
 
 


 
 
 

 

Neogéminis

 

Lucía


Montserrat


 
 
 

Este jueves... Amores imposibles: La lágrima del hada

 

 
  
 
                                      LA LÁGRIMA DEL HADA


 

Se giró. Oliverio estaba allí, recogiendo setas. Pero no la veía (las hadas no pueden verse).

El árbol también se giró, e hizo ademán de seguirla, pero ella le dijo que guardara su silencio acostumbrado.

Silbó en azul intenso, intentando imitar el cielo de aquella mañana. Oliverio se detuvo un instante y cerró los ojos, mientras escuchaba el repentino canto de un pájaro maravilloso.

Ella dejó escapar un suspiro al mirar sus brazos. Él notó una mariposa posarse en su piel.

Un gamo de ojos de lumbre apareció entre las sombras y lo miró fijamente. Él intentó acariciarlo, pero el animal huyó. Ella arregló sus cabellos tras la huida. Y guardó en sus pupilas de ámbar la mirada de él, tierna como el musgo que recibe el rocío.

Oliverio tanteó una gran seta bajo un arbusto. Le pareció que tenía el tacto de un seno de mujer. Entonces gimieron las ramas sobre su cabeza, como si un ejército de alborotadas ardillas saltara por ellas.

Ella colocó su mano debajo de la de él. Él sintió su bastón blando como una flor de agua.

Cada vez más estremecido, se acercó al río, en cuya corriente se deslizaba una púrpura hoja desprendida del otoño. La frenó entre sus dedos, y un prolongado beso recorrió todo su cuerpo.

Se sintió dulcemente enamorado. Extraño: enamorado... ¿del viento? Pero debía volver a casa antes de la caída del sol.

Se sintió más viva que nunca; arrebatada; apasionada por un mortal. Pero debía regresar a su mundo. Y lo sabía. Debía.

Oliverio acudió al día siguiente. Y al otro. Y al otro. Mas el bosque callaba. Lánguidamente, retrocedía sobre sus pasos, pensando que todo había sido un sueño.

Mientras, a lo largo de un tronco de secuoya una larga lágrima se deslizaba.

 
                                                                 *

Volarela (Maite Sánchez Romero)

domingo, 17 de enero de 2021

Nana (una breve poesía para un pequeño)

 

                                               

                                                                       Pintura de Paul Peel (1860-1892)

 

 

NANA...

 

Quédate niño,

quietito,

en mis brazos,

como la luna en el estanque.

 

Y cierra los ojos...

hasta que un olivo de plata te abra la puerta de su tronco;

o hasta que te lleven las plumas de un cisne canela;

o hasta que oigas un potrillo

que tintinea sobre un camino de oro,

se caiga la manzana del árbol de la paz...

y vaya a dormirse el viento

en tu manita cerrada.

 

Entonces,

abre tus ojos al sueño profundo

y deja que la noche te meza

como a una espiga confiada.

 

*

Poesía:

Volarela (Maite Sánchez Romero

domingo, 10 de enero de 2021

De luces (sensaciones del alma) Prosa poética.



 
LUCES



Más allá de la niebla que envuelve al mundo existe el gozo.

Lo conocen las ondas del mar atravesando el infinito hasta llegar a mis pies.

El gozo de la flor es mi vestido perfumado bajo el quietísimo cielo.

Trepo, como una hiedra por la vida, enzarzando, apasionada, mi corazón a los árboles, mientras alguien pronuncia mi nombre con voz de agua.

El mundo refulge.

Destella el agua; destella el acentor sobre el agua; destella el cielo que sostiene el piar del acentor entre sus dedos azules… Y de ellos una nube inquieta brota...

Inclino mi frente como el girasol en la noche. Todo es belleza.

Las montañas lloran oro por su cima. Los niños gritan, y como la hierba, escriben su alegría en verde intenso.

Fíjate: cuando vuela la paloma, siguen sus alas en el azul, aunque ella acabe de posarse. Porque existe un abrazo allá, hacia el que vamos.

En la pletórica noche cada estrella es una palabra divina. Giran, crecen, ríen, se aman... Las busco.

Quisiera alimentarme sólo del gozo de los astros.




***
 

Dibujo y texto: Maite Sánchez Romero (Volarela)




viernes, 8 de enero de 2021

La gaviota (Mini relato)

 

 

 



 Acuarela: José Luis López http://acuarelaskubi.blogspot.com/

 LA GAVIOTA


  Bajo sus párpados cerrados todas las heridas sangraban; se sentía líquido vertido al mar, supurando por cada poro de su piel; completamente deshecho; flotando, a merced de una inmensa voluntad de agua. Su pequeño velero fue despedazado en la tormenta más salvaje que la mar hubiera improvisado para ningún mortal. Aferrado a un trozo de plástico como una lapa de carne y hueso aterrorizado, despertó de su inconsciencia y miró al cielo, y luego a su alrededor...

  La palabra que golpeó su mente fue: negrura. La noche se bebía su corazón: Densamente, espesamente, absolutamente. Gotas negras golpeando su piel. Noche rayando sus labios ateridos. Frío. Nada. Soledad despiadada para esa mota de apenas sesenta kilos de voluntad sobre una masa móvil e infinita de agua negra, sin voluntad conocida.

  Qué podía hacer sino rendirse… allí, solo, tendido sobre las fauces del abandono, a latigazos de frío, a mordiscos de miedo con sabor a sal y a muerte. El silencio helado de las gotas ululaba por su piel… La garganta abismal del mar sabía esperar.

  Volvió a cerrar los ojos. Terror. Dolor. Frío. Soledad. Ya no podía más. Dentro de su ser se había roto todo... Y lo aceptó, y se dejó caer, sin lucha ya, a merced de un "Sea" que circulaba como sangre de estrellas por su cuerpo.

  A través de los párpados, medio velados por un sueño que se acercaba, fruto del congelamiento, entrevió una forma blanquecina a su lado. Se mecía, como él, en la vastedad cósmica del océano. Estaba hondamente callada, muda como él. No distinguió de qué ser se trataba. Tan sólo captaba una presencia neblinosa que emitía mucho, mucho calor. Y empezó a notar que sus miembros eran cubiertos por una gigantesca pluma caliente. El mar se había vuelto cálido. Ya no temblaba ni sentía pavor. De un modo lírico y piadoso, se sentía acogido. Y se durmió, consciente de que no era posible hundirse ya más de lo que su alma había experimentado. Un amoroso y lento sueño circuló por sus venas como un río calmo. Se rindió plenamente a esa sensación.

  Despertó. Incomprensiblemente, seguía vivo...

  Quiso moverse, pero no pudo. Estaba extrañamente enredado a una red de pesca. Oyó voces alarmadas de maravilloso timbre humano; voces hermanas...

  Y a su lado había una gaviota, que dormía. Era la misma presencia que le acompañó toda la noche, nítidamente contorneada. El ave, con un graznido limpio como el amanecer echó a volar hacia las abiertas manos del sol.

  Y él creyó sentir todas las gotas del mar a la vez derramarse tersamente por sus ojos.


 

                                                                   *

Maite Sánchez Romero