Cuentos bajo la almohada: Revuelos poéticos: Extremos y equilibrio

LIBROS

  Mis libros en papel y kindle:     https://www.amazon.com/author/maitesnchez                                                       ...

miércoles, 20 de octubre de 2021

Revuelos poéticos: Extremos y equilibrio

                                                    Pinturas de  Vladimir Kush






¿Se puede mezclar el día con la noche? ¿El bien y el mal? ¿Son irreconciliables? ¿Los dos polos de un imán pueden jugar juntos?
¿La tarde es la fusión del día y de la noche o es otra cosa diferente?
¿Surge la paz de la unión de los opuestos o es algo que los trasciende?


CONTRASTES



...Lo oscuro


DEPRESIÓN

Un atroz hueco soy ahora
De palabras invisibles. 
Me traspasan los sollozos, las sombras de los niños,
Los gritos de las madres, las hojas arrastradas. 
No siento,
Apenas un murmullo raído me atraviesa,
Soy una abeja hundida en un charco, 
sin vibraciones, sin ondas que hablen de intento
de supervivencia.

A lo lejos se oyen voces, música,
marea con luna iluminada,
allá, en otro espacio. 

"Salir", pone en un cartel…. "Por allí".
Por allí va la procesión de orugas,
rutilantes y verdes.


***






...La luz

HIPERBÓLICA


Qué es este locuaz gemido de ballenas.
Qué ondea alborotando el sueño de los gatos,
qué ha roto los tímpanos de las mariposas;
qué retumba por los túneles del topo como un ejército,
qué va alzando las olas hasta la evaporación.

Qué inmensa fortuna es esa que alquila al cielo su azul;
qué aglutina ángeles en misiones de infinito;
qué está persiguiendo la misma sombra de Dios.

Es sencillo.

(El silencio se recoge sus faldas....)

Soy feliz,
nada más.



***


...Trazos pastel


LA PAZ


La paz pendía de un hilo de seda.

Bajo una hoja
se dejaba caer como una araña.

Vino a caballo el viento y la esparció
por los prados esquilmados tras los fuegos.
Y eclosionaron renacuajos,
y se tejieron rosas,
y los pingüinos se lanzaron por los acantilados.

Me tendí al sol, recogí una vaina
de habas.
La abrí:
tres semillas engarzadas.
Ahí también dormía, 
sagradamente,
la paz.



***