Cuentos bajo la almohada: El ópalo. Relato para El Tintero de Oro

LIBROS

  Mis libros en papel y kindle:     https://www.amazon.com/author/maitesnchez                                                       ...

domingo, 6 de febrero de 2022

El ópalo. Relato para El Tintero de Oro

 



Relatos cuyo principal tema sea un joya.
Más relatos participantes en el Tintero de oro:




                                                                   EL ÓPALO



  La inmortalidad era algo efímero, volátil; en un instante podría desaparecer. Ella era inmortal. Hasta que allí, en mitad de la gente se desplomó. Y la sangre comenzó a manar por todos sus miembros tiñendo la ropa, el suelo y reflejando cárdena asombro en los ojos de los transeúntes. Su conciencia no podía detener su precipitación hacia la muerte. Se daba cuenta de que la joya había rodado por su pantalón. Estaba cerca de su pie izquierdo, pero no tenía fuerzas para cogerla. Treinta segundos antes la mano de un ladrón había arrancado de cuajo la cadena de oro del cuello que sostenía la sagrada piedra junto al pecho de la mujer. La inmortalidad era un regalo efímero; la vida se le concedía, segundo a segundo, a través de aquel ópalo que contenía un arco iris de energía en su interior. Y mientras lo llevase pegado a su piel sería alguien único capaz de saborear la eternidad. Porque aquel mineral majestuoso llegó a su vida poco después de nacer. Abrió los ojos al mundo envuelta en sangre. Todo su cuerpo se negaba a vivir, afectado por una extraña enfermedad que la hacía desangrarse, por fuera y por dentro, lentamente, como si sus tejidos no tuvieran fuerza y al menor movimiento se abrieran y derramaran toda su esencia vital. Al bebé le quedaban unos días de vida, cuando un desconocido se acercó a sus padres, habló largo rato con ellos y  después les dio la joya. La debía llevar siempre colgando a la altura del pecho o moriría. En el momento en que acercó la piedra a la criatura, ésta comenzó a revivir. Sus heridas se cerraban mágicamente, el fluido de la vida pura corría por sus venas, y en sus ojos nacía el grito de la salud perfecta.

  Siempre caminó con miedo entre los otros. A nadie confesó su secreto. Temía perder su joya. Casi se sentía culpable de aquel don. Vería morir a todos, mientras ella seguiría adelante, imparable, como el viaje de los planetas.

  Ahora, en el suelo pero flotando sobre un hilo de pensamientos a punto de romperse, veía gritos sobre ella cayendo como lluvia roja: “Rápido, llamen a una ambulancia”. Le agradaba la caridad. El tiempo no tenía prisas, se había detenido como un tren en una parada. No sentía dolor, misteriosamente. Parecía envuelta en un montón de manos acariciadoras que tiraban dulcemente de ella, no sabía hacia dónde. Un niño se separó de su padre y se arrodilló junto a ella. Lo miraba con ojos de corzo asustado. Estaba perplejo ante el espectáculo. La mujer, desde su cabeza inmóvil, consiguió articular unas palabras: “Al lado de mi pie, la joya, dámela”. Y el niño buscó y encontró la belleza hecha piedra, y lleno de una euforia salvaje y desconocida, se la entregó. Ella la colocó sobre su pecho. Acudieron veloces, de todos los árboles próximos, cientos de pájaros, y en un instante su cuerpo estaba repleto de aves, como si ella misma fuera un eucalipto gigante. Parecían alegres, entusiasmadas. Jugaban, saltaban, piaban a su alrededor y sobre ella. La mujer se incorporó. Tenía adheridas a la piel plumillas y excrementos de pájaros, y una tibia sensación de afecto. Notó la fuerza de la vida ascendiendo hasta su frente. La sangre de su ropa se había secado y pegado a sus miembros debido al gran calor que despedía su cuerpo. El círculo de personas curiosas lanzó una exclamación y aplaudió alegre, llevada por un súbito impulso irracional. Ella se abrió paso entre ellas como un furioso torrente de fuego y corrió hasta desaparecer de sus ojos alucinados. No hubo nadie que no sintiera el abrasador calor unos segundos penetrando, atravesando más bien, sus cuerpos, dejándoles después una bella sensación de celebración. Todos creían haber vivido un sueño y hacían esfuerzos por recordarlo y no despertar.

  Una vez en su casa, acarició la piedra durante horas. No se movía de su silla, junto a la ventana. Meditaba. Ya tenía ciento ochenta años, aunque aparentara treinta. Mirar su ópalo maravilloso era entrar en otro mundo nuevo, inconmensurable; despertaba en ella una creatividad sin límites. Cuántas veces había pensado en lo difícil que era dejar de vivir, de experimentar, de gozar con una salud tan plena.

  Deambuló meditando más de un mes, de aquí para allá. El accidente la había impresionado. Todo su largo pasado desfiló por su mente poblándola de dudas.

  Un día, en la cola del supermercado, dos mujeres charlaban frente a ella, mientras la pequeña niña de una de las dos, desde su sillita, la  miraba fijamente. Contempló la curiosidad más pura con forma de niña. Aquella mente acababa de nacer. Y comenzaba a llenarse.

  Se decidió al fin. Creyó comprender plenamente el sentido de la joya. Se preparó para morir. Temblando, se dirigió a un hospital y entabló conversación con los padres de un bebé muy enfermo, agonizante. Les explicó el milagro de su existencia, y luego depositó en el pecho de la criatura aquel regalo que no le pertenecía, porque como la propia vida, sólo le fue prestado. 

  Mientras ella moría ocultamente, sonriendo, el prodigio de los gorriones entrando por las ventanas, las ovaciones y los aplausos contagiosos se extendían por todo el hospital. El ópalo brillaba y prolongaba su propia eternidad de hombre en hombre. 

  





67 comentarios:

  1. ¡Chica! ¡Qué caña! Adoro esto que has elaborado, porque sobre todo -y de alguna manera enigmática mi instinto me lo auguraba- es un texto sobre LA GENEROSIDAD. Me llenó de ecumenismo la actitud final de la protagonista, y la paradoja que tras haber leído experimento es maravillosa, nutricia: Sigue siendo inmortal por su carisma de ENTREGA. ¡Muy bien escogida tu presea! Un relato de autoconocimiento. ¡que tengas feliz semanita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra mucho por esa paradoja nutricia y todos los sentimientos que han despertado en ti este texto.
      Que tengas tú también muy feilz semana :)

      Eliminar
  2. Gracias, Maite, por participar con este relato en el homenaje a Truman Capote y Desayuno en Tiffany's. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti por brindarnos la oportunidad de superarnos.
      Un abrazo muy cordial :)

      Eliminar
  3. Hola Maite, creo que vivir tantos años deja mella en el corazón. Que regalo de joya. Un relato emotivo cuya comprensión del ser humano es de una total bondad, morir para salvar otra vida. Me ha encantado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Efimeta e incierta. Si no es por el niño que recogió el ópalo, ¿ que hibiera sido de la inmortalidad? Creo que eso pensaba cuando se re luyó en casa. Y que enorme responsabilidad, ser la guardian de algo tan preciado. ¡Ciento ochenta años! ¡cuantos niños enfermos no habia salvado! Creo que los trenta años que aparentaba era una buena edad para pasar el relevo. Pero nunca es tarde...asi el opalo seria un sanador y no un inmortalizador. ¿Para qué la inmortalidad?
    Le costo 180 años entenderlo y a ti solo 900 palabras.
    Un realto lleno de sensibilidad y transparencias, para quien quiera ver a traves. Has cambiado las metaforas puntuales por una metafora integral.
    Besosss, Mayte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una metáfora integral… qué bonito. A veces me salen textos muy concentrados en poesía y otras no, creo que el tema me impone un estilo u otro. De todos modos, con más tiempo y depuración pasaría por mi látigo de adjetivos, je, je.
      Gracias por tu lectura y apreciaciones
      Besos

      Eliminar
    2. Jajaj "Latigo de adjetivos". No te has podido resistir, eh?
      Besoss

      Eliminar
  5. Un relato mágico y muy emotivo. Un texto precioso, Mayte. Felicidades y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. Siempre me tiro a lo mágico, no puedo remediarlo.
      Un beso

      Eliminar
  6. La inmortalidad puede ser un regalo o una maldición, según se mire. Vivir nada menos que 180 años tiene que agotar mucho, asi que no me extraña que escogieras para tu protagonista renunciar a seguir viviendo y pasar el testigo a otro que tiene aún todo por vivir y disfrutar. Un relato muy bien escrito que toca un tema que daría para muchas reflexiones, pero que has sabido condensar en 900 palabras. Un saludo y mucha suerte, Mayte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad es un tema que con tiempo me encantaría desarrollar. La inmortalidad es como el amor o la muerte. Temas de los grandes.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  7. Hola, Maite. La verdad es que “la inmortalidad” es todo un temazo a tratar. Podría ser un regalo en según qué condiciones, o una condena de por vida.
    Te has valido de tu narrador totalmente omnisciente para meterte en la conciencia de la mujer a la cual se le concedió, no solo la inmortalidad, sino el NO sufrimiento, la eterna juventud, no hay dolor físico, ni heridas, ni enfermedades en su cuerpo, en 180 años acumularía conocimientos y estrategias para no derrumbarse ante la pérdida de los que se fueron antes que ella. En suma, sabiduría (aunque hay quiénes por muchos años que vivan, solo acumulan basura emocional, imagínate a uno de los genocidas de la historia siendo inmortales, ayayay)
    Ya ves que con tu relato has abierto la espita de la imaginación, me imagino en esas condiciones inmortales, y creo que sería un regalo envenenado.
    Me ha gustado el final, la aceptación a finalizar el ciclo de la vida y la generosidad al desprenderse de la joya de la vida.
    Un trabajo interesante que da para pensar.
    Un fuerte abrazo, Maite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, en no sufrimiento. Por eso es tan difícil desprenderse de algo así.
      Me pregunto si la ciencia descubriera la salud absolutamente perfecta ¿moriríamos de modo natural? La muerte está programada en nuestros genes, y no es más que un paulatino e imperceptible deterioro del cuerpo que se inicia en el mismo momento de nacer, como una cuenta atrás...
      Me gusta que te haya dado tanto que pensar. Es seguro que el ópalo de la inmortalidad podría ser un regalo o una condena, segun quien lo tomara.
      Sin duda para mi protagonista era un maravilloso regalo, pero ella misma también lo recibió de otro anónimo... que renunció.
      Muchas gracias por leer tan atentamente y comentar
      Un fuerte abrazo :)

      Eliminar
    2. Enhorabuena Maite, por tu mención por este estupendo trabajo que te has marcado, Maite. Un abrazo.

      Eliminar
    3. Gracias, compañera. Con mención o sin ella yo te felicito igualmente, tu historia ha sido de primera.
      Un abrazo y hasta la próxima :)

      Eliminar
  8. Ser inmortal quizas tiene sus ventajas y desventajas.

    Un a desventaja supongo yo es que se pierde todo sentido de urgencia: Si digamos uno quiere aprender a pintar en acuarela.... puede uno hacerlo ahora o aplazarlo en una decada o quizas esperar 2 siglos.

    Ya no hay ninguna urgencia para emprender algo, porque siempre abra tiempo para hacerlo despues.

    Un inmortal ya no tiene afan.

    Quizas pues asi es, la mortalidad que tenemos podria ser el secreto de nuestra especie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Un a desventaja supongo yo es que se pierde todo sentido de urgencia: Si digamos uno quiere aprender a pintar en acuarela.... puede uno hacerlo ahora o aplazarlo en una decada o quizas esperar 2 siglos."
      Es cierto... Aplazaríamos tantas cosas... ¿Cómo se percibiría todo sin prisas? ¿Tú crees que llegaríamos a detenernos completamente y perder las ilusiones?
      Muy interesante reflexión...
      Un abrazo :)

      Eliminar
  9. Interesante 😊 relato la inmortalidad. Y una hermosa acción 😍 que deja para el final el regalar a alguien lo que necesita después de haber vivido lo suficiente quizás para ella. Una perla para ti. Saludos desde Venezuela.

    ResponderEliminar
  10. Muy buen relato que lleva dentro su lección de vida y altruismo. Me ha gustado mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una historia de desprendimiento.
      Gracias.
      Un saludo

      Eliminar
  11. Hola Maite , soy flor que te puedo decir de tu relató que me a impactado mucho y que lo he disfrutado mucho también , te doy mi enhorabuena , te deseo un feliz fin de semana , besos de flor.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Maite. Un relato redondo, como los que a mí me gustan, de esos que inician con algo mágico, que no se acaba de entender pero que al final cierra con una lógica que, aunque en este caso esté envuelta de mucha magia, queda aplastante.
    Me gustó mucho el tema es de la inmortalidad y de la bondad de la gente encarnada en esa gema misteriosa.
    Muy buen relato.
    Mucha suerte y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas visto esa lógica dentro de lo mágico. He procurado dejar señales por toda la historia para que se comprenda.
      Espero tu participación.
      Gracias y un fuerte abrazo!

      Eliminar
  13. Tu relato es pura magia, Maite. Sensible y reflexivo. Me ha gustado mucho. Suerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Me alegra que te haya gustado.
      Un saludo :)

      Eliminar
  14. A mi entender el don de la inmortalidad no es algo muy deseable. Eso de sobrevivir a todos los seres queridos debe de ser muy desolador. Sin embargo el don de la generosidad si es un verdadero don.
    Nos has dejado un relato de lo más misterioso con cierto aire místico y espiritual. Me agradó mucho el leerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me agrada el que hayas sentido ese aire místico y misterioso. Supongo que los pájaros han contribuido.
      Gracias por tan atenta lectura.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  15. Creo que todos los que mueren mayores de eso que se llama "muerte natural" de algún modo están pasando el regalo de la vida a las generaciones siguientes. Cuando sienten que ha sido suficiente y que han pasado su experiencia y sabiduría vital. La metáfora en la que lo has envuelto me parece preciosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, la experiencia vital es el mejor regalo que alguien anciano puede hacer. Nos nutrimos de experiencias, y no sólo de las nuestras (sé que me comprendes como escritora :) ).
      Un abrazo :)

      Eliminar
  16. Me ha gustado mucho que al final el personaje, continúe el magnifico legado de inmortalidad de la joya. Es una decisión difícil , la verdad. Una historia muy original , con un toque fantástico pero también agarrada a la realidad. Mucha suerte en el concurso. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé en poner el final que Juan apunta en su comentario; el de que no muriera y siguiera siendo inmortal gracias a su acción, es lo que deseas para alguien así de noble. Pero me decanté por uno más natural.
      Gracias por ver esos dos lados, fantasía-realismo.
      Muchas gracias. Igualmente.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  17. Hola, Maite. Genial tu propuesta para el reto del Tintero. Parace ser que el ópalo, además de inmortalidad, regalaba a sus poseedores el bien de la sabiduría pues sólo viviendo la vida puede entenderse la muerte, y aceptarla como algo natural.
    Muy buen trabajo. Te deseo lo mejor en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "...sólo viviendo la vida puede entenderse la muerte, y aceptarla como algo natural"
      Muy profundo. Se dan la mano.
      Si los ancianos son más sabios debido a su experiencia, imagina si viviéramos más de cien... ¿habrá un tope para la sabiduría?
      Muchas gracias por tu lectura y comentario. Suerte para ti también :)
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Una historia bellísima. Por mucho que uno pueda desear la inmortalidad, esta no tiene porqué ser siempre un regalo, pues también puede ser un peso duro de llevar cuando se van cumpliendo años y más años, mientras que tus seres queridos van desapareciendo. Tu protagonista, habiendo sido salvada de la muerte segura de muy niña, con el paso de los años comprendió que ya era hora de pasar el testigo a alquien que lo mereciera.
    Me ha gustado mucho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer que te haya gustado, Josep. Así es,comprendió su compromiso; la vida no nos pertenece, y el ópalo era dador de vida...
      Un saludo cordial :)

      Eliminar
  19. Hola Maite, me gustó mucho tu relato, muy emotivo, después de tanto tiempo comprendió el motivo de la existencia de esa piedra y por fin continuó con el legado, vivir eternamente debe ser muy triste, mucha suerte, Patricia F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lees los inmortales de Borjes te convences de que la vida física no debe durar tanto... Es alucinante ese cuento.
      Muchas gracias, Patricia. Suerte para ti también.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  20. ¡Estupendo micro!, nunca la inmortalidad me pareció tan finita, pero que se vuelve infinita en bucle, no en el mismo usuario de la joya, sino en sus sucesores. Yo diría que la verdadera joya se haya en el sentimiento de generosidad, y no tanto en esa magia inmortal.
    Realmente me encantó el relato.
    Suerte en el Tintero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé también que la joya se recargara con cada usuarío... pero no llegué a ponerlo. Pienso como tú y otros que habéis comentado; la verdadera joya es la generosidad.
      Mil gracias, Cinthia. Suerte para ti también.
      Un abrazo

      Eliminar
  21. El tema de la inmortalidad en este caso es atrayente donde tu protagonista al final consiguió desprenderse del ópalo y seguir su camino hacia la eternidad.
    Me gusta como narras toda la historia, con todo lujo de detalles, muy bueno .
    Un abrazo Maite
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste lo de los detalles; he procurado imitar en eso a Capote, je, je (si pudiera leerme, se reíria un rato :)
      Un abrazo, Puri, y muchas gracias.

      Eliminar
  22. Hola, Maite. Un relato de fantasía bellísimo con muchos mensajes sobre la inmortalidad, la vida... Me ha gustado cómo ha pasado el testigo a quien lo necesitaba después de comprender que había llegado su hora. Seguramente la sabiduría adquirida le llevo a ese convencimiento. Yo no tengo claro si me gustaría estar en esa disyuntiva de si seguir o parar. Parece muy atractivo vivir indefinidamente siempre que sea sin penurias y ayudando a los demás. La vida eterna es lo que ofrecen las religiones, así que será el objetivo, digo yo. Bueno, me ha gustado un montón el estilo, la resolución y el mensaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo tendría naada claro... :)
      Las religiones la ofrecen, la ciencia la persigue, los alquimistas la buscaban... y más de un millonario se congela por si acaso en un futuro lo pueden resucitar... Puede que la vida esté dentro de la muerte, como lo muerte lo esté en la vida...
      No sabemos ná... :)
      Mil gracias por un comentario tan estimulante.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  23. Hola, Maite. Buen y bonito relato con una reflexión final que merece darle una vuelta a eso de la vida terrenal eterna; sobre todo en posesión de tan poderosa joya. Bueno, yo creo que el verdadero don está más en su regalo que en poseerlo y, como tu protagonista, hacerlo cuando ha llegado el momento. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí. Si nos cayera una joya así en las manos... no pensaríamos en otra cosa :)
      También lo creo, haría falta tener un verdadero corazón-joya.
      Saludos y suerte para ti también :)

      Eliminar
  24. Wow!
    Me has dejado sin palabras. Totalmente perfecto en la forma y en el fondo. ¡Maravilloso!
    No puedo decir más.
    Suerte en el concurso. (Aunque con un texto tan bueno no creo que la necesites demasiado).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tu comentario yo ya tengo mi premio, mi alegría, mi ilusión :)
      Mil gracias, compañera.
      Un saludo muy cordial :)

      Eliminar
  25. Ese ópalo capaz que llegue a ser el elixir de la vida eterna. Buen micro, con un ritmo endiablado-Muy bueno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Hola Maite , un relato muy bonita , ya que hay una parte de mi que me he
    sentido muy identificada con tu personaje , ya que yo he sido una persona que siempre a
    estado enferma , me han operado del corazón dos veces , y hace 3 años , me hicieron un trasplante de pulmón.
    con eso te lo digo todo , te deseo mucha suerte con el relato del tintero de oro besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo cuando se pierde la salud se valora a tope. Qué bonito sería que desaparecieran las enfermedades. Es una fantasía ahora... pero quizá en un futuro el ser humano lo consiga, ¿por qué no?
      Mucha suerte para ti también, Flor ¡Y salud a raudales!
      Un beso grande :)

      Eliminar
  27. Hola, Maite. Muy buena historia, en el que aúnas temas poderosos: La inmortalidad, el ciclo de la vida, la generosidad, la muerte. Con una protagonista que acaba aceptando que vivir no es solo ir contando los años que pasan en solitario. Qué es la inmortalidad si no puedes compartirla con tus seres queridos. Somos, solo, si es con ellos, sino, vacío temporal para la eternidad.

    Buen relato, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad... qué es...
      Muchas gracias por pasar y leerme, es un honor.
      Un abrazo :)

      Eliminar
    2. hola, Maite: Me ha encantado tu relato mágico. Así nomás, como lo percibo al leerlo. Y lleno de secretas enseñanzas de valores: con cuidar la vida y transmitirla para hacerla mejor. Un abrazo.

      Eliminar
    3. "Así nomás..." Eso me encanta a mí. Mil gracias, Beba.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  28. Hola, Maite. La magia del ópalo, como tus palabras,también mágicas,convierten a su poseedor en inmortal con todo lo positivo y negativo que ello conlleva. ¿Realmente vale la pena alargar la vida sobreviviendo a tus seres queridos? ¿No nos cansariamos de vivir? Quizás sea preferible, como en este caso, transferir ese don a quién lo necesite, en un acto de generosidad y aceptar la finitud de nuestras vidas. Gran relato. Un saludo y suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es muy posible que así sea...
      "Aceptar la finitud de nuestras vidas"... es una sabia actitud.
      Gracias, Purple, por tu visita.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  29. Felicidades Maite por tu sexto puesto en el Tintero, gran trabajo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente!
      Gracias, Valín, geniales compañeros y genial nivel, un gustazo haber participado.
      Un abrazo

      Eliminar
  30. Maite, tu cuento es un regalo en si, gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, tus palabras sí que son un regalo.
      Un abrazo grande :)

      Eliminar
  31. Hola, Maite.
    Paso por aquí para decirte que me ha sido imposible comentarte el relato de la pareja que primero son jóvenes y luego ancianos. No se si tendrás los comentarios desactivados. Ya de paso, quería agradecerte tu visita a mi blog y tu excelente comentario al relato del vampiro y felicitarte también por tu mención en el tintero.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar