Cuentos bajo la almohada: Otros juegos (microrrelato)

Otros juegos (microrrelato)


Pintura de Denis Sarazhin


                                                         OTROS JUEGOS 


Javi y Nuria dejaron bruscamente de jugar. La cortina de la ventana se había levantado como impulsada por el viento. Olía a gominola de arándanos. Se acercaron. Vieron a una mujer gigante, muy bella, que volaba frente a ellos envuelta en sedas multicolores. Sus ojos parecían los de una yegua maternal y plácida. Se acercó a ellos y les ofreció su gran mano abierta. Los niños, fascinados por la gran simpatía que emanaba, la agarraron, o más bien se subieron, porque era tan grande como una nave. Fueron con la dama hacia un sitio hecho de pensamientos de colores, donde vieron a su perro, muerto hacía tiempo.  Estuvieron en un planeta donde las ideas eran realidades; se podían tocar. Y aprendieron la ciencia del universo, durante siglos.

Cuando la cortina dejó de moverse, la madre los encontró un poco aturdidos, en el suelo del cuarto, con las fichas del parchís esparcidas por la alfombra.

Ellos miraron a su madre. Ya no sabían seguir jugando. Habían crecido de pronto. Tenían cuerpo de niños, sin embargo su mente era de adultos; adultos muy poderosos.

Pero tuvieron que disimular durante años y guardar su secreto, hasta que no pudieron evitar hacerse muy altos y echar a volar. Siguieron creciendo y comenzaron a buscar, por las ventanas abiertas, a otros niños que dejaran bruscamente sus juegos para conocer mundos... del color del pensamiento.