Cuentos bajo la almohada: Nosotros y el mar. Inocencia

miércoles, 18 de mayo de 2022

Nosotros y el mar. Inocencia

 

                                                                                                                                           Fotografía: Volarela
 
  

  EL MAR Y NOSOTROS

 

Sin juegos no hay inocencia. 

Sin inocencia no hay amor.

Nosotros éramos el juego

de las puras olas.

Nuestros cuerpecillos desnudos se vestían de espuma

y a cada exhalación de mar

teníamos un traje nuevo.

A veces teníamos pececillos de espuma entre los dedos;

Y a veces una ola bebé

nos dejaba un tirabuzón en la sonrisa.

Y el sol también jugaba...

¡Ay el sol!

riéndose doradamente

desde la arena ardiente

donde dejábamos caer nuestras fresca piel de albaricoques,

bellamente agotada.

 

Teníamos estrellas de espuma en los ojos

y no lo sabíamos;

luz chorreando en los dedos al tocarnos,

y no lo sabíamos.

 

Porque éramos el puro amor galopando libre...

sobre las blancas praderas de las olas.

 

*


Podéis leer más aportes marinos en Palabras de Sindel. Mar

4 comentarios:

  1. Qué feliz me hace que te unas esta semana a la propuesta con este poema tan bello. La inocencia al desnudo, bañada por el mar y la arena, años dorados como el sol, la vida pura floreciendo. Me encantó
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sindel, si no fuera por mi falta de tiempo estaría contigo cada semana. De hecho, tengo una tira de poemas inspirados en aquellas palabras tuyas que propusiste hace años...
      Un besazo!

      Eliminar
  2. En mar en el recuerdo de la infancia... oh, que maravilla
    hay rosas flotando en la orilla de la evocacion, si. Justo vino esta poesia a visitarme,
    te cuento Maite querida: resulta que aqui es invierno y hace un frio negro, pero este recuerdo me trajo calor de nuevo. Las luces de la calle
    ya estan encendidas, estan brindando las hadas bienhechoras
    y te envian sonrisas, entre rosas amarillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan tus hadas, qué alegres son, como las rosas amarillas.
      Más y más sonrisas para ti, cálidas y marinas

      Eliminar