Cuentos bajo la almohada: La trampa del reloj... Infinitud. Este jueves un relato

miércoles, 8 de junio de 2022

La trampa del reloj... Infinitud. Este jueves un relato

 


Esta historia me la ha traído el conejo de Mónica. Aquí, a los pies me la ha puesto. 

Le he dicho que era muy larga y muy loca, que se la llevara por el mismo sitio de donde la había traído... pero no le ha dado la gana. Pido disculpas :))

Más aportes en el blog de NEO



Imagen: https://ar.pinterest.com/pin/6122149484873309/


                                                        LA TRAMPA DEL RELOJ


   

“Sólo le dan de vida hasta los siete años”. Escuché que le decía mi padre a mi madre cuando era yo pequeña y sólo tenía cuatro. No saben que yo lo oí. Y ahora tengo siete años menos un día. Y mucho miedo; estoy deseando encontrarme con un reloj capaz de frenar el tiempo. 

Salgo, a ver si por casualidad encuentro algo (¡oh, sí!, por favor, por favor...). Dice mi padre que la fe mueve montañas; es decir, que puedes conseguir lo que quieras.

Las palomas hoy no me piden pan. Una allí se ha acomodado sobre una trampilla de hierro. Vaya un lugar extravagante se ha buscado... Debe de ser que no tiene un nido para empollar… Voy a ver.

Qué raro. Esta trampilla tiene forma y agujas de reloj. La levanto. Se oye lluvia allá abajo. No voy a entrar. Da yuyu... Mañana moriré. ¿Y por qué no pasas, so tonta? No hay nada que perder.

Vale. Qué fácil es abrirla…

Bajo siguiendo una escalera oxidada, vertical. Miro hacia arriba y me veo a mí misma duplicada asomada a la trampilla, mirándome. ¡Qué susto! Pero parece una foto; no se mueve... Es muy raro...

Todo está oscuro, me gusta el sonido de la lluvia, me reconforta. Mañana moriré. Voy a seguir.

Ahora el agujero se hace ancho. Hay una gran habitación. Mamá está ahí… ¡conmigo!, ¡yo soy el bebé! Me da el pecho. Tiro del pelo de mi madre con fuerza. A lo mejor creo que es un telón…

Sí. Lo era. Porque ahora todo ha cambiado. Parece una película de mí misma… ¡Es divertido! Soy muy anciana; sé que soy yo; me siento. Vuelvo a estar enferma. Un hombre me besa en las manos. Llora. Es mi hijo. Se llama Chopin. Me gusta la casa en la que me encuentro, llena de velas. Qué felicidad… En todo hay ternura, y música. La anciana me ha visto; yo le digo que no descorra la cortina, porque saldrá otra escena.

Hasta luego, bajaré más escaleras…

 No tengo miedo. Me encanta ir hacia atrás. Se abren más y más habitaciones según bajo. Algunas no me gustan nada, como esa donde me decapitan... Sigo… He llegado a la cueva en la que me encanta pintar bisontes. Qué vergüenza... no llevo ropa. Quedan diez minutos para que sea mañana. ¿Se va a morir aquella de la fotografía? Yo me quedo por aquí, explorando… Miro para abajo, y la escalera no parece acabar nunca… Me gusto de australopiteca; y también de canguro, culebra, cucaracha, cactus, cobre, CO2...

Ya es el día siguiente según mi reloj de pulsera. Debería estar muerta, pero en el pasado estoy a salvo. Aquí hay una ventana que antes no estaba. ¡Agh...! tiene una cagada fresca de pájaro en el cristal... A través de ella veo a una niña (¡Yo, que acabo de cumplir 7 años! ¡Y no me he muerto! Era un error... Los médicos no lo saben todo...) Estoy buscando la trampilla que vi el día anterior. No la encuentro. No hay rejilla con forma de reloj, ni paloma acostada, ni nada. Llega por detrás mi madre. Me abraza y me besa alegre, y sigue conmigo por el paseo. Ahora van a casa de la abuela… Oigo lluvia, lluvia bonita allá arriba...

Y no se ve nada más…

Quiero volver al futuro.

Cuánto he bajado... Y la escalera sigue y sigue hacia el infinito... Miro hacia arriba. Está muy oscuro; la trampilla de arriba se ha cerrado, cerrado… ¿Cerrado?

Era un reloj trampa...

Oigo lluvia, mucha. Qué miedo. Quiero ir al futuro, por favor, por favor... (dice mi padre que la fe mueve montañas.)


28 comentarios:

  1. Antes que nada, me alegra que retomaras tu actividad jueveras, Volarela, siempre sorprende tu mágico mundo de poesía y ensueño. Esa trampa de reloj que has armado a modo de mundo de Alicia en el país de las maravillas volviendo hacia atrás y hacia adelante el tiempo es muy creativo. Te agradezco por sumarte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mónica. Con anfitrionas tan encantadoras, créeme que no es nada fácil faltar... Es... ya sabes, la trampa del tiempo...
      Un beso bien grande, y de nuevo gracias por tu gran labor

      Eliminar
  2. Ese reloj si que tenía trampa, la de no regresar al futuro sino al presente , aunque bien dicho el presente pasa al pasado en un plis plas, y el futuro dura poco . Relato donde esa bajada de escaleras es un tanto peligrosa. Un fuerte abrazo y muy feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién habrá puesto ese reloj ahí...
      Abrazo bien fuerte, Campirela!

      Eliminar
  3. Angustiante. Me pongo en la piel de esa niña que oyó quien sabe que, porque también pudo haberlo interpretado a su manera, y siento toda su angustia. Pero el reloj es tramposo y el padre un hombre de fe, por suerte. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños lo interpretan todo literalmente, incluso la fe.
      Besos

      Eliminar
  4. Ese reloj merece ser desmontado, qué mal rato le ha hecho pasar a la niña, ¡ y a mi, también ! uffff
    Besos y enhorabuena por tu estupenda imaginación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, cuando pasé ya no estaba... ¿Lo has quitado tú?
      Anónima/o ¡muchas gracias!
      Besos

      Eliminar
  5. Que angustia!! Me he puesto en el lugar de esa niña que seguirá viviendo pero que ya no será ella ¿O si? Es un relato buenísimo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi niña se hace la misma pregunta que tú... La paradoja de los desdoblamientos da mucho juego... ¡Gracias, Molí!.
      Muchos besos

      Eliminar
  6. me quede atrapado en el tiempo, entre super bien, pero no supe como salir. que se supone que haga.?

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que el tiempo como dijo alguien por ahí es una ilusion.... yo llevo varias ilusiones en el cuerpo. jajajaj

    ResponderEliminar
  8. El tiempo es una trampa que nos pone la vida y hay que estar pendiente hasta que llegue el final y caer en ella lo más limpiamente posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Limpiamente, como siempre caen los gatos...
      El tiempo es la mayor trampa que existe porque nos la creemos.
      Besitos :))

      Eliminar
  9. Me encantó una genial y fascinante historia que creo que da para mucho más, me imaginé así como Alicia en el país de las maravillas, pero jugando o traspasando el tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si su fe la saca de allí como la hizo entrar... O eso espero. Lo malo es que vamos de trampa en trampa.
      Muchas gracias, María. Un placer tenerte.
      Besotes sin trampa :))

      Eliminar
  10. se quedo atrapada en su afan por engañar al tiempo. resulto que el tiempo no habia terminado. ahora puede ser exploradora de tdo su pasado, otras vidas incluidas, y espectadora de su futuro. Hay mucho pasao por explorar, mas que futuro. H e ido a buscar quien erala madre de chopin, una pianista, pero solo me ha aclarado una parte de su futuro. la analogia de la tapa de alcantarilla con el reloj de la foto me parece otra maravilla.
    besosss Maite

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Puse un personaje conocido, Chopin, sólo para que se viera claramente su viaje a sus vidas pasadas, pero por la rapidez ni busqué quién fue. Resulta que sí, existió y fue pianista... Me viene bien. Gracias por el dato.
      Cuando vi la imagen del reloj es como si hubiera sido hecha para mi cuento; me alegra que te haya gustado.
      Muchas gracias la lectura
      Besossss

      Eliminar
  11. Anoche te dejé un comentario, te decía que habría que actualizar aquella frase de ''no camines hacia la luz'' por la de ''no bajes la escalera'', tratando de engañar al tiempo se quedó atrapada, no sé, quizás sea su oportunidad de aventurarse y descubrir infinitud de caminos y siendo niña, absorber y aprender de todo, lo principal, no tratar de engañar al tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, pero el miedo a morir suele ser más fuerte... Gracias por pasar, Verónica

      Eliminar
  12. si se quiere, se puede, menos para el tiempo. El ingrediente único que reina en el universo, poseer el tiempo, modificarle movernos para atrás para adelante es un eterno sueño de todo humano, implica la eterna juventud la rectificación de los errores Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Tal vez quedó atrapada porque aún tiene que seguir con ese viaje temporal de descubrimiento.
    Que creativo quedó. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá todo tiene un sentido en la vida... Gracias, compañero.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Engañar al tiempo es complicado cuando somos parte de él.
    Un texto que puede evocar a Alicia pero que lo has personificado de tal manera que es una amalgama de creatividad, desdoblamiento y atemporalidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar